Reflexiones 2018

A continuación encontrarás reflexiones diarias, producto de los devocionales de nuestro anciano Alejandro Ospina que nos seguirán edificando durante el año 2018

35 Pues Dios salvará a Jerusalén y reconstruirá las ciudades de Judá. Su pueblo vivirá allí y se establecerá en su propia tierra. 36 Los descendientes de quienes lo obedecen heredarán la tierra, y los que lo aman vivirán allí seguros.

La autoridad profética de la Biblia se convierte en un motivo de confianza para quienes depositamos nuestra fe en el Señor y Sus Promesas; por casi 19 siglos, Jerusalem fue ocupada, el pueblo de Israel estuvo disperso por las naciones, pero en 1948, la profecía bíblica fue cumplida; contra todo pronóstico, contra cualquier criterio humano, un pueblo sin tierra fue restablecido; así mismo puedes confiar en cada una de las promesas que Dios te ha hecho, empezando por la más importante, en tu salvación, puedes confiar que un día, toda lagrima será enjugada y todo dolor cesará, así también cuanto más, cada promesa que has recibido hasta hoy será por Él cumplida; por que Jerusalem ha sido salvada y por que los judíos han sido restaurados en la tierra de sus padres, tú puedes confiar plenamente en Él.
Que tengas una maravillosa semana.

4 «Por favor, acérquense», les dijo. Entonces ellos se acercaron, y él volvió a decirles: «Soy José, su hermano, a quien ustedes vendieron como esclavo en Egipto. 5 Pero no se inquieten ni se enojen con ustedes mismos por haberme vendido. Fue Dios quien me envió a este lugar antes que ustedes, a fin de preservarles la vida.
Es indescriptible el gozo que produce entender el propósito de Dios para la vida de uno, y resulta liberador cuando es posible entender que aún las cosas adversas y dolorosas, no fueron generadas por quien actuó directamente, sino descubrir que fue Dios mismo quien en su soberanía las permitió y que son para el provecho personal y de muchos.
Ojalá respecto a los pasajes más oscuros de nuestra propia vida, en aquellos en que claramente la injusticia o cualquier forma de maltrato nos ha hecho victimas, podamos como José, decir: Fue Dios quien me envió a este lugar antes que ustedes, a fin de preservarles la vida. Fue Dios quien hizo esto o aquello… a fin de usarlo para bien.
La perfección del perdón que Dios le permitió sentir a José, y que puede ofrecernos también a nosotros, no se limita solo a dejar en el pasado la ofensa y ver al ofensor como si ello no hubiera pasado, además de eso permite ver el asunto como algo con que Dios puso una pieza más en su lugar para cumplir su Voluntad, buena, agradable y perfecta.
Pidamos al Señor hoy, ser iluminados de este modo para vivir en libertad y alcanzar todo lo que Él preparó de antemano para que nosotros realicemos.
Que el Señor te siga prosperando.
17 Jesús preguntó: «¿No sané a diez hombres? ¿Dónde están los otros nueve? 18 ¿Ninguno volvió para darle gloria a Dios excepto este extranjero?». 19 Y Jesús le dijo al hombre: «Levántate y sigue tu camino. Tu fe te ha sanado».
La ingratitud pareciera una característica humana, de esta manera nos lo muestran los versos de hoy; Jesús revela que el 90% de quienes recibieron el milagro, no volvieron a Él para expresarle gratitud, y cualitativamente hablando, no fueron los más cercanos, de quienes se esperaría por lógica una actitud agradecida, sino fue de quien menos se esperaba que provino la actitud correcta.
El asunto resulta tan sutil, que un sencillo examen interior nos descubrirá que de muchas maneras somos ingratos ante nuestro Dios, en lugar de alabarlo por lo que tenemos, con frecuencia permitimos que la queja por lo que no tenemos y que creemos que nos es indispensable, sea lo que prime en nuestro corazón y en nuestro lenguaje.
Hoy, empecemos por agradecer que si estas leyendo este mensaje, fue porque Él té extendió su misericordia y te regaló un día más, muchos no tendrán un hoy; agradece porque además te regaló la vista, a muchos se les han apagado sus ojos; agradece por el entendimiento y la formación que tienes y que te permite entender este mensaje, muchos no han podido tenerlo; mira a tu alrededor y aprecia a todos y a todo lo que Dios te ha provisto y que de ningún modo es tu mérito, porque muchos, incluso mejores que tú, carecen de ello.
Empieza tu día diciendo algo como: “Gracias Jesús, todo lo que tengo, lo que soy, lo que hago, todo es un regalo inmerecido que nace de tu Amor”.
Entre todo ello, hoy le doy gracias a Dios también por ti, pues Él me ha bendecido al hacerte parte de mi vida. Abrazo.
6 Alzad a los cielos vuestros ojos, y mirad abajo a la tierra; porque los cielos serán deshechos como humo, y la tierra se envejecerá como ropa de vestir, y de la misma manera perecerán sus moradores; pero mi salvación será para siempre, mi justicia no perecerá. 7 Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus ultrajes. Tremenda promesa de protección y victoria en medio de la tribulación. En los tiempos actuales en que el cambio climático es evidente, en el que el mundo se debate entre opciones para contener la destrucción del medio ambiente y en que cada vez con mayor intensidad de experimenta una persecución religiosa en contra del cristianismo y los cristianos, que maravilloso es escuchar las Palabras de Dios que nos insta a confiar en Su Salvación. Que tengas un grandioso día.
6 pero el ángel les dijo: «No se alarmen. Ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el que fue crucificado. ¡No está aquí! ¡Ha resucitado! Miren, aquí es donde pusieron su cuerpo. 7 Ahora vayan y cuéntenles a sus discípulos, incluido Pedro, que Jesús va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo antes de morir». La resurrección de Jesús es la evidencia de Su Deidad y el sello que garantiza nuestra esperanza eterna. Muchos aún hoy, como las mujeres de estos versos, le buscan en el lugar equivocado, aunque lo reconocen por todas Sus demás obras hechas durante Su paso por la tierra, le ven aún atado a una cruz y no poseen una relación con el Jesús que se levantó de entre los muertos, por ello, la indicación del ángel es también útil en nuestros tiempos, es eso lo que estamos llamados a compartir, que Él resucitó como lo prometió y procura tener una relación personal con cada uno de nosotros. Reflexiona, si Jesús tuvo el poder suficiente para vencer la muerte, ¿habrá algo que no pueda hacer para darte salvación y vida abundante? Que el bendiga todo lo que emprendas hoy.
11 Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron; 12 pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. Con frecuencia escuchamos que se dice que “todos somos hijos de Dios”, no obstante los versos de hoy nos revelan algo diferente, por supuesto, todos somos criaturas de Dios y a todos nosotros Jesús nos ofrece la oportunidad de ser hijos de Dios, pero la realidad es que se requiere una decisión personal de recibirlo y creer en Él, para poder tener ese maravilloso regalo. Ahora bien, ¿Qué es recibir a Jesús y creer en Él? Es mucho más que decirlo, es en realidad conocer Su Enseñanza que está consignada en la Biblia y proponerse vivir conforme a ella, es depositar en Él toda nuestra confianza para recibir el regalo de la Salvación. Desde esta perspectiva, ¿Has recibido a Jesús? ¿Has creído en Su Nombre? Reflexiona hoy acerca de estos versos y asegúrate de ser uno de aquellos a quienes se les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. Que tengas un maravilloso fin de semana.
16 Pues el mundo solo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos, y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; 17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea; pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.
Existe incompatibilidad entre amar a Dios y amar al mundo. Recordemos que “el mundo”, no es solo el espacio físico en el que vivimos, sino que se extiende al sistema de valores y creencias que desde el ser humano pretenden orientar la vida y el quehacer de la humanidad. Los versos de hoy nos ilustran desde la oferta que hace este mundo, mayor claridad de lo que es este concepto al que se refiere la Escritura: “intenso deseo por el placer físico”, “deseo insaciable por todo lo que vemos” y “orgullo de nuestros logros y posesiones”; si estás cosas, a veces muy sutilmente, son las que nos mueven en nuestro diario vivir, si son las que inspiran nuestras decisiones, entonces debemos tener cuidado pues no es la voluntad de Dios, sino al mundo, al que estamos sirviendo, y como lo afirma el texto del día, esas cosas son pasajeras, perecederas y nos aportarán de la promesa de vida eterna que el Señor nos ha hecho.
Que interesante sería en estos últimos días del año, mirar a este 2017 con total objetividad y establecer si fue al mundo o a Dios a quien servimos y con base en esta respuesta, buscar o bien perdón y restauración o bien en una actitud de gratitud cerrar este año en comunión con Él, pero sobre todo, abrazar el 2018, con la actitud correcta para ser de aquellos que agradamos al Señor.

7 Alegrémonos y llenémonos de gozo y démosle honor a él, porque el tiempo ha llegado para la boda del Cordero, y su novia se ha preparado. 8 A ella se le ha concedido vestirse del lino blanco y puro de la más alta calidad». Pues el lino de la más alta calidad representa las buenas acciones del pueblo santo de Dios.
La grandiosa escena que se registra en el libro de Apocalipsis, en la cual, el encuentro de Jesús Rey Venidero con su Iglesia, es ilustrada mediante lo que se conoce como “La boda del Cordero”; no solo hace evidente la importancia que para Dios tiene la institución matrimonial, sino que nos muestra Su alta expectativa por una Iglesia, de la que somos parte, que debe presentarle una ofrenda de santidad y pureza.
Quizá por una parte, esta escritura te resulte útil para alinearte con Dios, para valorar la institución matrimonial, tan despreciada y desvirtuada en nuestros tiempos, ya lo dijo el mismo Jesús, el divorcio, que se ha convertido en una práctica tan frecuente y altamente promocionada y facilitada, no es más que el resultado del corazón endurecido del hombre, porque el concepto de un matrimonio para toda la vida, que además fue concebido para el hombre y la mujer, desde el Edén mismo, sigue estando en el corazón de Dios como el plan perfecto para la humanidad.
También, por supuesto, estos versos pueden resultarte en un amable recordatorio del llamado que tienes a ser Santo, Consagrado para Él, viviendo conforme a las buenas acciones que Él concibió para ti, antes de la fundación del mundo.
Que el Señor te siga bendiciendo.

23 solo que el Espíritu Santo me dice que en ciudad tras ciudad, me esperan cárcel y sufrimiento; 24 pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús, la tarea de contarles a otros la Buena Noticia acerca de la maravillosa gracia de Dios.
Resulta muy fácil aceptar y anhelar la Voluntad de Dios, cuando la expectativa es recibir a cambio bienestar material, no obstante, comprendiendo la realidad de un mundo caído, como en el que vivimos y teniendo una perspectiva eterna de nuestra propia vida, no es descartable que en ocasiones el estar en el centro de la voluntad de Dios, signifique incomodidad y oposición, como describe el apóstol Pablo acerca de la revelación que estaba recibiendo en ese momento de parte del Espíritu Santo y que terminó por cumplirse al ser apresado en Jerusalén y luego trasladado en esa condición a Roma; no obstante, para el apóstol estaba claro que ese camino tortuoso, sería usado para la proclama del evangelio ante la élite Romana y muchos otros gentiles que conocerían el evangelio y propiciarían su expansión por todo el mundo, razón por la que estuvo más que dispuesto a pagar el precio, sus actos fueron coherentes con su declaración: pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús.
Oremos a Dios hoy, para ser revestidos del mismo coraje del apóstol Pablo, de la misma diáfana visión y que llenos del Espíritu Santo podamos valorar sobre todas las cosas, el cumplir la tarea que Él nos ha asignado.
Que el Señor te abrace con Su Poder.
9 Aquí está la lección: usen sus recursos mundanos para beneficiar a otros y para hacer amigos. Entonces, cuando esas posesiones terrenales se acaben, ellos les darán la bienvenida a un hogar eterno. 10 »Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes; pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes.
En la vida de un creyente, todo, absolutamente todo debe estar alineado con la perspectiva eterna que Dios le ha provisto, incluso hasta los recursos materiales que ha recibido en administración por parte de Aquel que es el verdadero dueño. Los versos de hoy nos invitan a cuestionarnos acerca del propósito con el que hemos sido bendecidos, nos exhortan a ejercer una mayordomía fiel, en la que debemos usarlos para alcanzar propósitos de connotación eterna y concluyen recordándonos que esta perspectiva no depende de la cantidad, sino que aplica desde lo más mínimo, así que no tenemos excusas.
Libérate de la presión del mundo y déjate usar, para que aún en lo más pequeño Dios sea glorificado en tu vida.
Que el Señor te siga bendiciendo.
9 Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? 10 Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.
En un mundo cada vez más individualista, en el que el egoísmo nos impulsa al hedonismo hasta el punto que las nuevas generaciones prefieren criar mascotas en lugar de hijos, y en el que todo lo que nos cause incomodidad o disgusto debe ser rechazado por concepto, resulta confrontante recordar la conversación entre Dios y Caín; al igual que entre ellos, con cada uno de nosotros puede resultar la misma pregunta, ¿dónde está tu cónyuge, tu hijo, tu hermano y en general tu prójimo? Y lo que está claro es que nuestra respuesta no debería ser como la de Caín, porque en realidad, de algún modo si hemos sido puestos como guarda o cuidadores los unos de los otros; por supuesto que la decisión siempre será individual y el libre albedrío se impondrá, pero nada de eso puede hacernos evadir la responsabilidad que nos asiste de tener cuidado unos de otros, y como dice la Escritura, cuanto más, cuando vemos que el día de Su Segunda Venida se acerca.
3 Si ustedes le dan un trato preferencial a la persona rica y le dan un buen asiento, pero al pobre le dicen: «Tú puedes quedarte de pie allá o bien sentarte en el piso», ¿acaso 4 esta discriminación no demuestra que sus juicios son guiados por malas intenciones?
“Amigo cuanto tienes, cuanto vales”, el “principio de la actual filosofía”, según el hermoso vals compuesto a mitad del siglo pasado por el maestro Jorge Villamil, luce totalmente cierto, aunque pareciera no ser una novedad del siglo XX, pues tanto como en el XXI, también en el siglo primero, en tiempos de la Iglesia primitiva, ha sido un flagelo que refleja las malas intenciones con las que los seres humanos nos dejamos guiar.
¡No es cierto!, no valemos por lo que tenemos, ni perdemos nuestro valor en ausencia de nuestras posesiones, el verdadero valor de cada ser humano está en el hecho de ser una criatura a la imagen del Dios eterno y ese valor se potencia al hacer propio el regalo de la salvación que significa, ni más ni menos, que Dios nos aprecia tanto, que estuvo dispuesto a entregar a Su Hijo Único para salvarnos.
¿Qué tal si, a propósito de Navidad, cuando recordamos que Dios nos dio el más grande regalo de la historia al enviar a Su Hijo a nacer en aquel pesebre, decidimos lavarnos los ojos, renunciar a nuestros falsos paradigmas y ver a quienes nos rodean como Dios los ve? ¿Qué tal si nos atrevemos a dar y a ser amables y bondadosos, justo con aquellos que no tienen forma material de devolvernos la atención?
Estoy seguro que creceríamos al parecernos más a Él y traeremos a nuestro alrededor un poco del aroma del cielo para que este tiempo sea más especial.
Que el Señor te abrace con Su Amor.
28 La mujer dejó su cántaro junto al pozo y volvió corriendo a la aldea mientras les decía a todos: 29 «¡Vengan a ver a un hombre que me dijo todo lo que he hecho en mi vida! ¿No será este el Mesías?».
El evangelismo es sin duda una reacción natural de aquel que ha tenido un encuentro personal con Jesús. En el ejemplo de la Mujer Samaritana encontramos que lejos de ser una técnica elaborada de persuasión, de lo que se trata, es de compartir a otros de lo que hemos recibido de Jesús y atraerlos para que cada uno compruebe de manera personal quién es Él. Hoy es un buen día para recordar nuestro encuentro con el Señor, repasar todo lo que Él nos ha dicho y hecho en nuestras vidas, al hacerlo, nos llenaremos del gozo y la convicción que nos permitirá invitar a otros a experimentar ese mismo encuentro con nuestro Salvador. ¿Ha hecho Dios cosas en ti que quisieras ver hechas en otros? ¿Ha cambiado tu mundo? ¿Ha hecho más de lo que esperabas e imaginabas? ¿Podrías compartirlo?
* 8 Si afirmamos que no tenemos pecado, lo único que hacemos es engañarnos a nosotros mismos y no vivimos en la verdad; 9 pero si confesamos nuestros pecados a Dios, él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.*
Al recibir a Jesús en nuestros corazones, de manera inmediata somos libres de la culpa del pecado y por ello podemos tener seguridad de nuestra salvacion; no obstante, lo que si no sucede de manera súbita, es ser libres del poder del pecado en nuestras vidas, recibir a Jesús en este caso, es más bien el comienzo de un proceso complejo y que a veces resulta tortuoso en el que adquirimos consciencia de nuestro pecado y somos exitosos en la medida en que empezamos a abandonar los hábitos pecaminosos mediante el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas.
Para avanzar airosos en la tarea, los versos de hoy nos invitan a abandonar la negación, a ser hábiles en la introspección y al detectar el pecado en nosotros confesarlo con humildad y confiadamente abrazar el perdón y la restauración que el Señor nos brinda.
 5 Cuando Giezi estaba relatándole al rey la ocasión en que Eliseo le había devuelto la vida a un niño, en ese preciso instante, la madre del niño entró para presentarle al rey la petición de su casa y de sus tierras. —¡Mire, mi señor el rey! —exclamó Giezi—. ¡Ella es la mujer y este es su hijo, el que Eliseo volvió a la vida! 6 —¿Es cierto? —le preguntó el rey. Y ella le contó la historia. Entonces el rey dio instrucciones a uno de sus funcionarios para que la mujer recuperara todo lo que había perdido, incluso el valor de todos los cultivos que se habían cosechado durante su ausencia.
Cuando hemos recibido la Gracia de Dios, cuando hemos encontrado a través de nuestra fe en la Obra Redentora de Jesús en la Cruz, nuestra salvación y cuando hemos acatado el mandato de buscar primeramente el Reino de Dios y Su Justicia al vivir en obediencia a Su Voz, nos sorprenderemos de la manera inagotable en que Él se glorificará en nuestras vidas; la mujer de la historia de hoy, había demostrado su devoción y deseo franco de buscar a Dios a través de escuchar y honrar al profeta Eliseo, en consecuencia, había sido bendecida con el hijo que había deseado por mucho tiempo, más tarde, con la resurrección de ese mismo hijo, quien había muerto de una intempestiva enfermedad y ahora, por si lo anterior fuera poco, va en busca del rey para recibir ayuda para recuperar todos sus bienes, los cuales había pedido al ausentarse de su tierra durante siete años, por instrucción del profeta Eliseo, frente a una crisis económica que sucedió en su tiempo, y le fue restaurado todo, más allá de lo que hubiera esperado.
Anímate hoy a buscar al Señor de todo tu corazón, al igual que la sunamita, práctica la hospitalidad, no solo materialmente con los servidores de Dios, sino que mantén siempre en tu corazón como algo prioritario, tu relación con Dios, y verás que Él, no solo te dará Su Salvación, sino que todo lo demás será añadido.
* 14 Pero, aun si sufren por hacer lo correcto, Dios va a recompensarlos. Así que no se preocupen ni tengan miedo a las amenazas. 15 En cambio, adoren a Cristo como el Señor de su vida. Si alguien les pregunta acerca de la esperanza que tienen como creyentes, estén siempre preparados para dar una explicación*
En tiempos en que la sociedad ha puesto especial énfasis en los derechos, aún generando un desbalance al omitir los deberes del individuo, resulta complejo atender el llamado a aceptar ”Sufrir por hacer lo correcto “; no obstante los versos de hoy nos confrontan con la necesidad de practicar nuestra fe al confiar en la recompensa de Dios y aceptar con paciencia el sufrimiento, convirtiendo más bien esto en una oportunidad para Adorarle siendo obedientes a este mandato complejo, una actitud tan inusual de seguro se convertirá en un espacio abierto para dar testimonio del Amor de Dios, para lo cual nos invitan a estar siempre listos.
Demos un paso de fe y en lugar de reclamar ante la injusticia, como es nuestro derecho desde la perspectiva humana, permitamos que fluya lo sobre natural de Dios para nuestro bien y el de muchos que podrán conocerlo a través de este proceso.
Que tengas una grandiosa semana.
4 —Apreciada mujer, ese no es nuestro problema —respondió Jesús—. Todavía no ha llegado mi momento. 5 Sin embargo, su madre les dijo a los sirvientes: «Hagan lo que él les diga». En la actitud de María al guiar a la gente a encontrar en el Señor la respuesta a sus necesidades, observamos la enorme diferencia entre la virtuosa y admirable madre de Jesús, que dista mucho de la imagen de “madre de Dios” en que se basa el error doctrinal de adoración a la Virgen, el cual más bien nace del proceso de paganización del cristianismo en el intento de cristianizar el paganismo romano del siglo tercero. Este es un tema que debe estar totalmente claro en nuestros corazones, precisamente en tiempos en que el “diálogo interreligioso” promovido por el catolicismo romano y aceptado incluso por algunos líderes de la iglesia reformada, están arrastrando a muchos hacia el ecumenismo, en el marco del cual, el Dios personal de la Biblia se desdibuja y se pone al mismo nivel de los dioses paganos, la creación y las criaturas, en un supuesto acto de tolerancia humanista. Hoy es un día para estar alerta, afianzarnos en la Escritura, cuidar nuestro corazón del error y adorarle solo a Él.
15 Ahora bien, ¿puede jactarse el hacha de tener un poder mayor que la persona que la usa? ¿Es la sierra mayor que la persona que corta? ¿Puede golpear una vara a menos que la mueva una mano? ¿Puede caminar solo un bastón de madera? 16 Por lo tanto, el Señor, el Señor de los Ejércitos Celestiales, enviará una plaga entre las orgullosas tropas de Asiria, y un fuego ardiente consumirá su gloria. El desconocer que tras cualquier éxito o bendición en nuestras vidas está el poder de Dios, nos hace soberbios y arrogantes como fue el caso del rey de Asiria, acerca de quién fueron pronunciadas las palabras de los versos de hoy. Que buena oportunidad para recordar que por efectivos que parezcamos, somos solo el instrumento de quién merece toda la Gloria. Es verdad, un buen bisturí es indispensable para una buena cirugía, pero es el cirujano quien siempre debe recibir todo el reconocimiento por el resultado, del mismo modo, debemos comprometernos a estar asépticos y afilados para que la experta mano del cirujano pueda usarnos en sus majestuosas obras, pero bajo ninguna circunstancia podemos olvidarnos que sin Él, somos nadie y sin Su bondad, los dones que hemos recibido, son nada. Mantengámonos humildes y quitemos de este modo cualquier estorbo que nos impida ser usados en la realización de la perfecta Voluntad de nuestro Dios.

15 Por lo tanto, por medio de Jesús, ofrezcamos un sacrificio continuo de alabanza a Dios, mediante el cual proclamamos nuestra lealtad a su nombre. 16 Y no se olviden de hacer el bien ni de compartir lo que tienen con quienes pasan necesidad. Estos son los sacrificios que le agradan a Dios.
“Los sacrificios que agradan a Dios”, la epístola a los Hebreos fue escrita para los creyentes en Cristo que practicaban el judaísmo, religión caracterizada por un sistema ritual de sacrificios que eran simbología del sacrificio supremo que se realizaría para la salvación de la humanidad por parte de Jesús, no obstante ellos habian confundido el fin con los medios pues seguían aferrados a su tradición; al respecto la carta les plantea el camino acertado, por medio de Jesús, “ofrecer un sacrificio continuo de alabanza y hacer el bien compartiendo lo que tenían con los necesitados.
¿Qué de tu tradición puede estar usurpando la suficiencia del Sacrificio de Jesús? Animémonos hoy, a hacer de nuestra vida un sacrificio de alabanza, es decir, que vivamos mediante el poder de Jesús en nosotros, produciendo gozo al corazón de Dios, haciendo el bien y dando con generosidad.

5 Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. 6 Cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios, y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro.

Desoues de la salvación, uno de los dones que más deberíamos apreciar de parte de Dios es la sabiduría, de hecho, fue sabiduría lo que pidió Salomón siendo joven y agradó a Dios. El libro de los Proverbios nos habla de muchas maneras sobre el inmenso valor de la sabiduría y ahora el apóstol Santiago nos invita a pedirla, a cinfiadamente acercarnos al Trono se la Gracia para pedir y esperar de Dios una respuesta abundante y generosa, pero con una sola advertencia, hacerlo con la fe que demuestre que no se tiene una lealtad dividida ante Dios.
Recordemos una vez más que la fe viene por el por la Palabra de Dios, así que busquémoslo a diario en Su Palabra y llenos de fe en Él, pidamos sabiduría, de la cual recibiremos a montones.

2 Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo. Envidian lo que otros tienen, pero no pueden obtenerlo, por eso luchan y les hacen la guerra para quitárselo. Sin embargo, no tienen lo que desean porque no se lo piden a Dios. 3 Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer.

¿Has experimentado carencia o necesidad de algo?¿Estás buscando en Dios la satisfacción de tus necesidades? Y si lo estás haciendo, ¿lo haces con las intenciones correctas?
El apóstol Santiago nos confronta hoy con lo que pudiesen ser las respuestas de la ineficacia en la solución de dichas necesidades; puede tratarse de carencia de fe, que se manifiesta en una actitud arrogante y autosuficiente que nos lleva a no buscar a Dios como nuestro proveedor; por otra parte, pudiera ser que no falte la petición, lo que plantea el apóstol, es que poseemos malas intenciones, es decir que hemos caído presos del hedonismo y en lugar de procurar aquello que necesitamos para cumplir el propósito para el que fuimos creados y al hacerlo glorificar a Dios, pretendemos cosas que nos glorfiquen a nosotros mismos y de este modo usurpando con nuestro yo, el lugar que sólo corresponde a Dios, nos hacemos ególatras.
Hagamos un objetivo examen de conciencia, reconozcamos si es una u otra la razón que genera el bloqueo para recibir de Dios, lo que tiene para nosotros y hagamos los ajustes que correspondan de modo que tengamos en Él cumplidas Sus Promesas de bendición.

Nuestra Iglesia
Facebook
Ubicación