Conoce a Jesús

Quién es Jesús?

Hoy muchos se preguntan ¿Quién es Jesús? ¿Qué tiene que ver conmigo? ¿Puedo relacionarme con Él?  Jesús es el ser más maravilloso, más poderoso, más amoroso que pasó por esta tierra. Éste Jesús puede transformar por completo a todo el que a Él se acerca con un corazón sincero y lleno de fe.

Hay mucho que podemos conocer de Jesucristo, pero miremos solamente lo que el primer capítulo del Evangelio de Juan dice acerca de quién es Él.

En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios,  y el Verbo era Dios… 14 Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

La palabra Verbo viene del griego logos. Logos traduce el Verbo o la Palabra. La palabra es el medio por el cual los hombres damos a conocer nuestros pensamientos. Por medio de ella nos comunicamos.

Jesús, el verbo de Dios, es el medio que Dios escogió para comunicarse con el hombre. Por medio de Jesús nos dio a conocer sus pensamientos, su voluntad.

Si tú quieres relacionarte con Dios, si tú quieres recibir revelación de Él,  tú necesitas a Jesucristo, necesitas al Verbo, a la Palabra Viviente. Si tienes al verbo de Dios en tu corazón, él te revelara la Palabra escrita.

Cristianismo no es religión, es relación. Una relación con Dios a través de Jesús. Solo a través del verbo de Dios tú puedes hoy tener una relación verdadera, franca y profunda con el Padre. Tú puedes hablar con Dios, solo a través del verbo de Dios, Dios puede hablarte a ti, solamente a través de tener una relación con Jesús. Él es el único mediador entre Dios y los hombres.

29 Al día siguiente Juan vio a Jesús que se acercaba a él, y dijo: «¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo! 35 Al día siguiente Juan estaba de nuevo allí, con dos de sus discípulos.36 Al ver a Jesús que pasaba por ahí, dijo:—¡Aquí tienen al Cordero de Dios!

Los judíos en los días del Antiguo Testamento, para recibir perdón de pecados tenían que llevar un cordero perfecto, no debía tener defecto, ni ser cojo, ni tuerto había que darle a Dios el mejor cordero. Ellos llevaban el cordero a los sacerdotes para ofrecerlo por sus pecados. El hombre ponía la mano en la cabeza del cordero, lo que simbolizaba que los pecados de esta persona pasaban al cordero y la inocencia del cordero pasaba al hombre. Luego de eso mataban al cordero.  Ahora el inocente moría y el culpable quedaba vivo, era perdonado.

Alguien tenía que morir, porque la paga del pecado es muerte. El pecado es terrible… Ese alguien no podía ser cualquiera, tenía que ser Dios mismo, pero como Dios no puede morir, se hizo hombre en la persona de Jesucristo. En la cruz, Jesús el cordero recibió nuestros pecados y nos dio su inocencia.

¿Hay pecado en tu vida? ¿Hay cosas que has hecho que te han perseguido hasta hoy? ¿Hay pecados que cometiste para los cuales crees que no hay perdón de Dios? ¿Un aborto? ¿Una infidelidad? ¿Entregaste tu cuerpo a cambio de un favor? ¿Una decisión de la cual hoy te arrepientes? Acude al cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Él te ama y puede perdonarte.

¿Acaso eres tú de los que te crees bueno? Déjame decirte que la Biblia dice que todos pecaron, que no hay nadie que haga lo bueno. Tú que te sientes tan buena persona, tú necesitas ese perdón de tus pecados y lo recibirás solo si te entregas a Jesucristo, si acudes con arrepentimiento al cordero de Dios que murió por tus pecados.

44 Felipe era del pueblo de Betsaida, lo mismo que Andrés y Pedro.45 Felipe buscó a Natanael y le dijo: —Hemos encontrado a Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel de quien escribió Moisés en la ley, y de quien escribieron los profetas.51 —Ciertamente les aseguro que ustedes verán abrirse el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

Siendo Dios se humilló a ser como uno de nosotros, naciendo de una mujer como cualquiera de nosotros, como cualquier humano.

Al asumir un cuerpo humano quedo expuesto a las mismas debilidades este.

¿Has llorado? Jesús también. ¿Has sentido cansancio, dolor, hambre, sed? Él también, ¿Te has angustiado? Él tuvo momentos de angustia. ¿Has estado en tiempos fuertes de tentación? Jesús también la experimentó.

Jesús nos entiende, se identifica con nosotros, sabe lo que padecemos por experiencia propia. Por conocer cómo es la vida de humano puede socorrernos.

Por otro lado, Él vivió la vida de un Hombre para demostrarnos que con la ayuda y el poder del Espíritu Santo en nosotros, sí se puede hacer la voluntad de Dios, si se puede vencer al maligno, podemos vencer la tentación, No tenemos escusa delante de Él, no le podemos mentir, Él sabe que es ser hombre.

Si el venció nosotros también podemos vencer.

Jesús te puede ayudar con tus debilidades, con tus frustraciones, te puede consolar en momentos de angustia y dolor, él pasó por todo lo que pasamos los seres humanos y nos puede tender la mano, te puede proveer, pues sabe que es tener hambre y tener sed, nos puede fortalecer y ayudar con todos los problemas que vienen con ser humano.  Él te representa ante el Padre, Él intercede por ti, Él te puede tender la mano porque también pasó por ahí. Jesús te puede ayudar, Él te comprende.

18 A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer. 49 —Rabí, ¡tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel! —declaró Natanael. (Natanael lo reconoció como el Hijo de Dios) 

Esto revela la divinidad de Jesucristo. Su carácter divino.

Las etiquetas de cierta ropa tienen porcentajes repartidos: 50% poliéster 50% algodón ó 100% algodón Si Jesús tuviera etiqueta no sería repartida así, diría 100% hombre, pero también es 100% Dios.

Jesús es el Hijo de Dios, pero también es Dios el hijo. Que nadie te diga que Jesús es menos que Dios. Que es un profeta, arcángel, un buen maestro, una buena persona. Romanos 9, dice que Jesús es Dios por los siglos de los Siglos. No te dejes engañar, cualquier persona, iglesia, confesión, secta que niegue la deidad o la humanidad de Cristo está en viviendo en el error.

 

El que tiene al Hijo tiene al Padre. Si tú quieres experimentar la gracia, el favor de Dios, su benevolencia, su bendición hacia ti, tú necesitas tener una relación cercana con el Hijo de Dios. Sin él no puedes relacionarte con el Padre. Jesús dijo “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino es por mí”

Ahora bien, si Jesús en realidad es el Hijo de Dios, si es Dios el Hijo, entonces Él merece tu adoración, una adoración exclusiva. Tú tienes que inclinarte delante de Él y reconocerlo como Señor, si él es Dios tú debes adorarle con tu fe, con tu arrepentimiento, Si Él es Dios, tú le debes obediencia, tú deberías estar doblando tus rodillas y alabándole con todo tu ser.

41 Andrés encontró primero a su hermano Simón, y le dijo: —Hemos encontrado al Mesías (es decir, el Cristo).

El Cristo quiere decir, el Ungido. Jesús es el ungido de Dios. Lleno del poder del Espíritu Santo. Lucas 4:18-19 «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar la Buena Noticia a los pobres. Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán, que los oprimidos serán puestos en libertad,19 y que ha llegado el tiempo del favor del Señor»  Hechos 10:38 Me refiero a Jesús de Nazaret: cómo lo ungió Dios con el Espíritu Santo y con poder, y cómo anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

Unción habla de poder. Alguien que venía con todo el poder de Dios para liberar al pueblo no políticamente sino espiritualmente. A liberarlos del poder del pecado.

En Jesucristo habitaba todo el poder de Dios, todo el que venía enfermo a Él era sanado, liberó a los endemoniados, desafió los fenómenos naturales, las leyes de la naturaleza,  predicó el evangelio con Poder, con unción. Jesús es el ungido, el dueño de todo el poder.

Si estás enfermo, tú necesitas al ungido de Dios, si no has podido vencer ciertas adicciones, ciertos pecados; tú necesitas al Ungido, si vives en depresión, si estás sufriendo, si vives con miedo, tú necesitas el poder de Dios, si todavía te pavor predicar el evangelio, tú necesitas el poder de Dios, necesitas a Jesús el Mesías. Él puede sanar tus enfermedades, liberarte de tus ataduras, perdonar tus pecados. Ese es el ungido que tú necesitas, Jesús el Cristo, el Mesías, El ungido.

Jesús el ungido de Dios tiene poder de sobra para darle a quien se acerca a Él. Jesús, el ungido tiene Poder para Cambiarte la vida.

45 Felipe buscó a Natanael y le dijo: —Hemos encontrado a Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel de quien escribió Moisés en la ley, y de quien escribieron los profetas. 46 —¡De Nazaret! —replicó Natanael—. ¿Acaso de allí puede salir algo bueno? —Ven a ver —le contestó Felipe.

Tú no puedes experimentar a Cristo por terceros, o solo por lo que te dicen de Él, tú tienes que conocerlo personalmente, comprobar por ti mismo si todo lo que se dice de Él es cierto. Nadie puede hacerlo por ti.

Tú que estás alejado de Dios, que nunca le has dado tu vida conscientemente a Jesús, Él te puede ayudar con tu pecado, puede revelarse a ti, comunicarte con Dios, puede sanarte, manifestar su unción sobre ti. Pero Él espera de ti una entrega total. Si tú no tienes una relación con este Jesús del cual hoy hablamos, te invito a que la tengas rindiendo tu vida al señorío de Cristo. Si has tomado esta decisión te invito a hacer de todo corazón esta oración.

“Bendito Señor Jesús, te abro la puerta de mi vida. ¡Entra ahora! Me arrepiento de mis pecados y te recibo como mi Salvador personal, mi Señor y como mi único camino hacia Dios.Gracias por morir en la cruz por mí y por entrar en mi vida como prometes en tu Palabra.Amén.”

Si recibiste a Jesús como tu Señor y Salvador y quieres ser contactado, diligencia el formulario y descarga el siguiente libro:

Nuestra Iglesia
Facebook
Ubicación